Opinión: Lecciones de la candidatura de Dianne Morales sobre la representación latina de NY

Por Lou Céspedes & Marlene Peralta

Foto por Dimitri Rodriguez


Han pasado ya más de 50 años desde la primera vez que un candidato latino calificó por primera vez como candidato para alcalde de la ciudad de Nueva York. Ese candidato fue el excongresista puertorriqueño Herman Badillo, y el primer latino en ser presidente del condado de El Bronx. En el año 2005, fue la primera vez que un latino llegó lo más cerca al puesto, cuando el también puertorriqueño y expresidente del condado de El Bronx, Fernando Ferrer alcanzó la nominación del Partido Demócrata.

Casi dos décadas después, Dianne Morales se convirtió en la primera mujer latina, afrolatina, puertorriqueña, en calificar para las primarias del partido demócrata. Muchos la llegamos a conocer como “Mayorales” – un juego de palabras conceptual que sirvió como inspiración para muchos, y como amenaza para otros. Su campaña ligó los temas de género, idioma, poder institucional, y raza, con la política actual de vivienda pública, desarrollo económico, COVID, y el futuro de nuestra ciudad haciendo eco a los asuntos más importantes de justicia racial en la actualidad. A pesar de su derrota, la candidatura de Morales marcó precedentes significativos por su novedad creativa, y su prominente presencia en medios sociales, lo cual pronunció su habilidad de recaudar fondos independiente de maquinarias políticas. El respaldo de maquinarias ha sido clave para recaudar suficientes fondos y ayudar a candidatos a ganar.

La candidatura de Dianne Morales fue meteórica en las semanas antes de la elección primaria celebrada en junio de 2021. Pero tan pronto calificó, su caída fue precipitada por escándalos exagerados, acusaciones falsas, que ella misma suma como descalificaciones por ser mujer negra y latina. Encima de eso, un movimiento entre sus trabajadores de campaña para crear un sindicato en medio de quejas sobre un ambiente laboral tóxico en las últimas semanas de su campaña resultó ser devastador para sus aspiraciones electorales.

La pregunta más urgente que dejó el ciclo electoral pasado fue, ¿Qué sucede con el poder y la representación latina? El ejemplo de Morales nos deja algunas pistas. La derrota de Dianne Morales dejó más dudas que respuestas sobre la viabilidad de candidatos latinos en altos puestos políticos en medio de una vacante representativa en prácticamente todos los sectores de liderazgo en los condados y el estado de Nueva York. Aunque se conoce que el voto Latino no es monolítico, carecemos de fuentes confiables y plataformas propias para participar efectivamente en los giros electorales. Lamentablemente esto permite que dominen organizaciones ajenas a nuestros intereses y que seamos dependientes de ellas.

En las elecciones generales, Eric Adams obtuvo más del 50% del voto Latino. Sin embargo, ya electo como alcalde, Adams ha nombrado a muy pocos latinos a posiciones de alto rango, aunque contó con el apoyo de prominentes dirigentes electos latinos como el congresista Adriano Espaillat, el concejal Ydanis Rodriguez, y el presidente de El Bronx Rubén Diaz Jr. De hecho la administración de Adams no ha nombrado a ninguna mujer latina a puestos de confianza más allá de comisionada adjunta. Esto sugiere una emergencia significativa dentro de nuestras comunidades que ahora se encuentran sin representación en los más altos mandos de la administración pública. El alcalde actual nos pagó muy mal el favor.

¿Cómo reconstruimos el liderazgo en nuestra comunidad? Las lecciones de la candidata Morales son numerosas, pero el enfoque debe estar sobre nuestra inhabilidad de construir pilares medulares dentro de los sectores empresariales, financieros, y políticos que permitan consolidar una visión de agenda pública “Latinx”. Esto significa, que tenemos que superar las diferencias culturales, la homofobia, la misoginia, y dejar de presumir que latinos solo somos los que hablamos “castellano”. Hay que reconocer que la discriminación racial dentro de nuestras comunidades está garantizando nuestra derrota, animando a cuantiosas personas identificar con otros sectores sociales más liberales y flexibles que cuentan con sus propias bases de organización.

Como lo describió Dianne Morales en nuestra entrevista exclusiva en inglés para Visión Latinx Podcast, “Se sentía a menudo no solo que la cobertura en los medios no era equitativa, sino que también había cierta tendencias hacia la descalificación y defame de mi persona.“ Esa reflexión deja claro que la perspectiva latina está ausente, y constantemente somos definidos por otros. Morales alega correctamente que en la prensa su candidatura fue menospreciada a pesar de su experiencia como empresaria, y su habilidad de recaudar fondos. Su calificación dejó a otros candidatos en aprietos, en particular a las otras mujeres que vieron sus espacios amenazados por la ascensión de Morales sin haber anteriormente ocupado prominentes cargos políticos como ellas. Morales tiene un currículo excepcional en el sector privado y en el sector sin fines de lucro. Sin embargo, esto no sirvió como su fuerte. Su asociación con corrientes progresistas como Working Families Party fueron notorias, pero los mismos resultaron tóxicos para su campaña.

Morales no culpa a los que abandonaron su campaña por pleitos, pero subraya que resultó en un fallo al interior de su campana que fue aprovechado para crear divisiones entre actores afroamericanos, asiáticos, y blancos, que dijeron sentirse “traicionados” por Morales. Tal vez fue esto lo que Rubén Diaz Jr quiso evitar al decidir no competir en la contienda. Morales añadió que en otra oportunidad discutirá los detalles de los sucesos al interior de su campaña, pero que por el momento se veía enfocada hacia futuro.

En Dianne Morales seguimos descubriendo nuestras fortalezas y debilidades como latinos. En su experiencia vemos la promesa de nuestra comunidad, el porvenir de nuestras hijas, especialmente las niñas mestizas, negras, e indígenas latinas que pueden y deben aspirar y tener éxito tanto en el ámbito privado como público. Morales añadió, “Como yo me identifico no es para hacer que los demás se sientan cómodos, sino que reclamar nuestro espacio y nuestra propia narrativa es necesaria aunque incomode a los demás o corremos el riesgo de no lograr lo que nos corresponde”.


Nos encontramos en una coyuntura política importante, no solo en nuestro estado, sino también en nuestra nación. Como latinos, tenemos que redescubrir lo que significa el liderazgo, como luce con el rol de la mujer. Morales marcó un avance significativo hacia esta meta, ahora nos toca reconstruir nuestra casa, y promover la diversidad que reconozca nuestras virtudes como una sola lengua, y nos regrese al poder.


Marlene Peralta es periodista, estratega, fundadora de Vamosforward.com y presentadora del show Prospecto Latino

Louis Céspedes es un profesional del sector de la construcción y co-presentador del podcast Vision Latinx producido por VamosForward.com.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square